Tafl Board Game

Los Tafl son antiguos juegos de mesa germánicos que se practicaban sobre una tabla cuadriculada con dos ejércitos de números desiguales.

Aunque el tamaño del tablero y el número de fichas varía, todos contaban con una distribución característica de 2:1 piezas, y el lado con menos contaba con la ficha rey que empezaba en el medio. El objetivo del rey es escapar a la periferia del tablero o a las esquinas, mientras que el del rival es atraparlo. El atacante tiene la ventaja natural durante el inicio de cada partida.

Se supone que este juego imitaba de alguna manera los éxitos militares de los ataques vikingos. De hecho, los juegos Talf fueron propagados allí por donde los vikingos pasaban, incluyendo Islandia, Bretaña, Irlanda y Laponia. Varias de sus versiones se podían encontrar por lo tanto en la mayor parte del norte de Europa.

Se presupone que el Talf surge a partir de una iteración llamada Chaturanga, un antiguo juego hindú de estrategia desarrollado durante el Imperio Gupta en La India en torno al siglo VI d.C. Durante el siglo VII fue adoptado como Shatranj en la Persia sassaní, que a su vez fue la forma de ajedrez introducida en la alta Edad Media en Europa.

Chaturanga

Juego de Chaturanga

El Chaturanga se jugaba en un tablero de 8×8 sin cuadrados, y a veces este tablero tenía marcas especiales, aunque su significado se desconoce a día de hoy. Su variante europea, el Ajedrez, se juega en el mismo tableto de 8×8, y sus primeros indicios datan de la Persia sassaní en torno al año 600 d.C. Se dice que antes de introducir el juego en sí, los mercantes musulmanes empezaron a comercializar en Europa sus lujosos tableros.

El juego fue introducido en Europa occidental y en Rusia por al menos tres rutas diferentes. La primera de ellas data del siglo IX, y para el año 1000 ya se había expandido por toda Europa. El Ajedrez fue introducido en la península ibérica por los musulmanes en el siglo X, fue descrito en el famoso manuscrito “El Libro de los Juegos” sobre Shatranj, Backgammon y juegos de dados.

Ancient Chess Board

En torno al año 1200, las reglas de Shatranj (la variante persa del ajedrez) empezaron a modificarse en el sur de Europa, y en torno al año 1475 se produjeron cambios relevantes en el juego que lo convirtieron en lo que conocemos hoy en día como ajedrez. Estas nuevas reglas fueron adoptadas en Italia y en España. Con ellas los peones pudieron empezar a avanzar dos casillas en su primer movimiento, mientras que los alfiles y las reinas adquirieron sus habilidades modernas.

La reina sustituyó a la antigua figura del visir a finales del siglo X, y para el siglo XV ya era la pieza más poderosa del juego. De ahí que al ajedrez moderno fuera considerado “el ajedrez de la reina” o “el ajedrez de la reina loca”. Las normas siguieron evolucionando, y se finalizaron con la inclusión de las tablas a principios del siglo XIX. Estas normas fueron las que estandarizaron el ajedréz tal y como lo conocemos hoy en día.

Durante la ilustración, el ajedrez era visto como una forma de automejorarse. Benjamin Franklin llegó a escribir un artículo con el título “Las morales del ajedrez”en el año 1750 donde declaraba:

“El juego del ajedrez no es un mero entretenimiento; son varias las cualidades mentales, de uso en la vida humana, que han de ser adquiridas y pueden ser mejoradas con él. Son hábitos que han de estar presentes en toda ocasión puesto que la vida es como el ajedrez, donde tenemos que ganar puntos y hay competidores y adversarios contra los que luchar. Existen un gran número de eventos buenos y malos que son, en cierto aspecto, el resultado de la prudencia o su búsqueda. De ahí que podamos aprender jugando.”

Este juego pasó poco después a implementarse en las escuelas, y surgieron los primeros clubs de ajedrez. Además, a día de hoy la mayoría de países también cuentan con asociaciones de este juego. Si bien no es deporte olímpico, el Comité Olímpico Internacional (COI) lo considera un deporte, e incluso cuenta con sus propias olimpiadas bianuales.

Origen: La muy, muy larga pero imprescindible historia de los juegos de mesa