Como jugador de Flames of War (en adelante FOW), me gustaría hacer una pequeña introducción al universo de este magnífico juego de miniaturas para aquellos que estéis interesados, y despertar la curiosidad en los que aún no lo conocéis.

En primer lugar, FOW es un juego de estrategia de miniaturas de 15mm de la Segunda Guerra Mundial, en el que se enfrentan dos ejércitos a nivel de compañía.

Se divide en tres períodos; Early (1939-1941), Mid (1942-1943) y Late (1944-1945), siendo éste último el más afluencia de jugadores tiene. Dentro de cada uno de los períodos las listas están equilibradas entre sí.

Dentro de cada período existen multitud de libros que cubren los distintos teatros de la guerra, desde la invasión de Polonia y Francia, hasta la entrada en Berlín por parte de los rusos. En cada libro se reflejan las distintas compañías que se pueden usar. Hay gran variedad de listas y unidades, con lo que las posibilidades de conformarlas son enormes. Éste, es uno de los grandes atractivos del juego, aunque al principio puede liar un poco. Tenemos compañías fortificadas de infantería, mecanizadas y acorazadas, con infinidad de opciones, para adaptarlas a nuestro gusto y formas de juego preferidas. Para los amantes de la Segunda Guerra Mundial como período histórico, nos brinda la oportunidad de recrear desde las batallas más famosas como el desembarco de Normandía, la batalla de Stalingrado o el Alamein, hasta cualquier pequeño encuentro con un rigor histórico sorprendente. Con simplemente apuntar que sólo para el ejército alemán hay 446 (web Battlefront) referencias, podemos hacernos una idea de ello.

El sistema de juego se basa en un núcleo de reglas fáciles de aprender (para los estándares de los wargames de miniaturas), aunque difíciles de manejar bien en su conjunto. Se usan dados de seis caras y el balance del juego es muy destacable, evitando la existencia de listas “auto-win”.  Aunque no deja de ser un juego en el que el azar tiene su influencia, suele salir ganador la mayoría de las veces el jugador más avezado. Esto, bajo mi punto de vista, es otro de los grandes atractivos de FOW. El número de misiones distintas a jugar y la configuración de la escenografía, hacen que no se den dos partidas iguales tras años de juego.

En cuanto a las miniaturas, aunque tiene su claro referente en la empresa Battlefront diseñadora del juego, podemos encontrar gran número de marcas disponibles para crear nuestros ejércitos de 15mm. Esto hace que podamos decantarnos por muchas opciones, de mayor o menor precio y calidad.

Sin más, espero que os haya resultado útil e interesante el post. Éste es el primero de una serie de posts, sin afán exhaustivo, que espero ayuden a introducir a FOW y mostrar la enorme riqueza de este mundo en miniatura. Los diferentes ejércitos, partidas, pintura … etc.

Tenemos la suerte de ser un grupo cada vez mayor de jugadores de FOW en mentes y estáis más que invitados a acudir a cualquiera de nuestras partidas. Estaremos encantados de compartir un buen rato juntos.

Gracias por leerme, nos vemos en las mesas de juego.